Autor: Rodolfo Weisskirch

Dossier Estudio Ghibli (X): El mundo secreto de Arriety

Co escrita por Hayao Miyazaki y dirigida por Hiromasa Yonebayashi, este film de 2010, muestra el enlace de dos mundos, acaso otro de los leit motivs temáticos del estudio. Esta vez no se trata del mundo de los muertos y el de los vivos, tampoco de espíritus del bosque, brujas, o simplemente un mundo más tecnológico y otro más primitivo. En El mundo secreto de Arriety hablamos de un universo de humanos diminutos que vive de las sobras que le dejan lo humanos de tamaño regular. Algo similar trabajó Alexander Payne en Pequeña gran vida (2017). En El mundo secreto de Arriety, aún con las mejores intenciones, es el ser humano aquel que puede representar un peligro para la otra especie. Más allá de la época aludida, como si en el fondo el contexto fuera una excusa para volver a lo universal.

Leer más

Unidos

Mezcla de road y buddy movie con genuino espíritu de aventura spielbergiano, Unidos trae a Pixar de retorno a las metáforas (como en Intensa-Mente) para discutir la paternidad sustituta. De hecho hasta el diseño del personaje del padre –que puede apreciarse en fotos viejas- es muy similar al del director estadounidense. Scanlon viene de dirigir la injustamente subvalorada Monsters University. Por eso acá repite algunos patrones del mundo adolescente que estaban en aquella obra, incluida la figura de la madre viuda, involucrada en la vida de sus hijos, pero que ya tiene nueva pareja. Desde la premisa, el concepto nos lleva al desenlace de Inteligencia Artificial (Steven Spielberg, 2001) donde David, el protagonista, les pedía a los extraterrestres pasar un día entero junto a su madre muerta centenares de años atrás.Por supuesto, lo que Ian, el menor de ambos hermanos descubre, no es tanto lo que desea conocer de su padre, sino lo que Barley simboliza para él.

Leer más

Horse girl

En el caso de Horse Girl, Jeff Baena y Alison Brie intentan imitar la química Polanski/Denueve, con pocas ideas, forzado humor y demasiada liviandad. Al igual que en la película del realizador franco-polaco, Sarah, la protagonista – uno de esos trabajos que piden a gritos reconocimiento y premios, pero se quedan en la superficie – es una joven reprimida sexualmente, bastante aislada socialmente, que tiene demasiadas rutinas y una personalidad voyeur. Uno sospecha que en manos de Brian DePalma la sitruación habría sido mejor explotada. Pero es lo que hay. eff Baena, el director, realmente no sabe que hacer con su personaje, por eso lo proporciona de una bipolaridad que a medida que avanza el relato, se va incrementando. La protagonista empieza a tener sueños y visiones conspirativas. que le provocan imaginar que es un clon de su abuela, raptada por alienígenas. Baena y Brie pretenden pararse en una posición ambigüa, en la que aparentamente juzgan a su protagonista por su locura, pero a la vez la tratan con calidez e ingenuidad. Esto provoca que no haya clima alguno, no haya tensión, pero tampoco sorpresa.

Leer más

El llamado salvaje

2020. Adaptar de nuevo, un cuento clásico de London tenía su riesgo. Los animales no hablan entre ellos, la época es bastante deprimente, los personajes no ameritan el protagonismo de un actor joven de moda. Y admitámoslo, London, tampoco es un autor masivo hoy en día. Por lo tanto, el atractivo de la propuesta pasaba por encontrar una vuelta tecnológica acorde a la actualidad. A su vez demandaba ser políticamente más correcta en lo que respecta a la utilización de animales en escena. Cómo? La respuesta la trajo el CGI. Así como se hizo con la trilogía de El planeta de los simios, La bella y la bestia o las dos versiones de El libro de la selva (la de Disney y la de Netflix, ambas, bastante decepcionantes), Chris Sanders, realizador que previene del universo animado –Los Croods, Lilo & Stitch- dirige esta nueva versión de El llamado salvaje, animando digitalmente a Buck, el protagonista, así como al resto de perros, lobos, liebres, ardillas, y algún oso que anda suelto por los bosques del norte de Canadá.

Leer más

Gretel & Hansel

Mucho más cerca de Aster que de Eggers se encuentra este tercer opus de Oz Perkins. Con la obsesión de encontrarle un giro de tuerca contemporáneo a una historia popular, Perkins, y su guionista Rob Hayes, fuerzan una relectura del cuento de los hermanos Grimm, transformando a Gretel en protagonista absoluta, convirtiéndola en una víctima de una sociedad misógina, abusiva, grotesca, que aborrece a las mujeres jóvenes, esclavizándolas sexualmente. En este orden de cosas -emparentándose lateralmente con la película de Eggers- las brujas son figuras que se revelaron del sistema y por eso viven, distanciadas de los pueblos, atrayendo y comiéndose a los hijos de campesinos y comerciantes, invirtiendo en buena medida la carga política en la lectura.

Leer más
WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

¡No te pierdas de nada!

Unite a la comunidad de Perro Blanco y recibí todas las novedades en tu correo.

¡Ya estás registrado! Chequea tu correo.