Categoría: No Estrenos

A la pregunta de siempre (¿qué hay para ver online o para descargar?)
intentamos darle una respuesta: mucho.
Las vías y posibilidades, ilimitadas.

The nightingale

Jennifer Kent se hizo popular por Babadook, una película imperfecta y con algunos memes argumentales que lograban enderezarse por su inventiva estética, inspirada en el gótico de los anticuentos de hadas de Tim Burton. Acaso para dar un vuelco a su carrera, la directora filma The Nightingale. Y lo hace con un realismo historicista que desplaza y deja en segundo plano la condescendencia con el arte hipster de su largometraje previo. El cambio de registro brinda, de nuevo, un planteo seductor en una lectura primaria, pero igual de lastrado por una escritura de un melodrama pretencioso de la corrección política, como si el Steve McQueen de 12 años de esclavitud hubiese poseído a la realizadora para rodar un telefilme binario contra la colonización de Australia. Asimismo el tema no es necesariamente el mismo problema del largometraje sádico y semipornográfico de aquel. El problema es que en el fondo tampoco està tan lejos.

Leer más

The turning

La historia vuelve, como un bucle maldito, para cobrarse nuevas víctimas en la pantalla. La novela de Henry James, Otra vuelta de tuerca, ha sido objeto de innumerables adaptaciones en series, películas y cuentos de la cripta. Dicen que Alejandro Amenábar se inspiró en ella para filmar su pretenciosa y sobrevalorada cinta de espectros con Nicole Kidman, Los Otros, acaso un antecedente de lo que se insiste en vender con la etiqueta mentirosa de terror elevado. Un tropo que Perro Blanco ha mordido y despedazado en notas que recomendamos revisar. El tráiler de la reciente versión de Floria Sigimondi, del relato en cuestión, generó adhesiones instantáneas en la comunidad de Twitter. El ritmo del avance, unido al diseño de producción de la autora, fue un buen augurio para el inicio de temporada en el mundo efímero del pánico anglo. Sin embargo, la crítica respondió con tibieza e indiferencia ante el estreno del filme, seguramente porque el Oscar dejó a todos con la mirada fatigada y la paciencia al límite de cero, incluyéndome en el lote, por supuesto.

Leer más

Horse girl

En el caso de Horse Girl, Jeff Baena y Alison Brie intentan imitar la química Polanski/Denueve, con pocas ideas, forzado humor y demasiada liviandad. Al igual que en la película del realizador franco-polaco, Sarah, la protagonista – uno de esos trabajos que piden a gritos reconocimiento y premios, pero se quedan en la superficie – es una joven reprimida sexualmente, bastante aislada socialmente, que tiene demasiadas rutinas y una personalidad voyeur. Uno sospecha que en manos de Brian DePalma la sitruación habría sido mejor explotada. Pero es lo que hay. eff Baena, el director, realmente no sabe que hacer con su personaje, por eso lo proporciona de una bipolaridad que a medida que avanza el relato, se va incrementando. La protagonista empieza a tener sueños y visiones conspirativas. que le provocan imaginar que es un clon de su abuela, raptada por alienígenas. Baena y Brie pretenden pararse en una posición ambigüa, en la que aparentamente juzgan a su protagonista por su locura, pero a la vez la tratan con calidez e ingenuidad. Esto provoca que no haya clima alguno, no haya tensión, pero tampoco sorpresa.

Leer más

Color out of space

Una colisión entre H.P. Lovecraft y el Nicolas Cage de hoy era inevitable. Lovecraft es un autor del que básicamente hoy no se recuerdan tanto sus textos si no toda su mitología (o como dirían los nerds, el lore) y esta idea del horror cósmico que atraviesa toda la cultura pop, desde el John Carpenter de En La Boca del Miedo a Bloodborne de Hidetaka Miyazaki o el cómic Hellboy de Mike Mignola. Los relatos del famoso Cthulhu Mythos, si bien transcurren a comienzos de siglo en lugares específicos, están llenos de tropes y arquetipos que pueden ser fácilmente trasladados a otras historas y contextos históricos: deidades antiguas, aislamiento, locura, body horror. Quién mejor que Nicolas Cage para encarnar un lento y monstruoso descenso a la locura? Para dirigir rescataron de la cárcel fílmica a Richard Stanley, un director de un par éxitos clase B (como Hardware, de 1990) que fracasó estrepitosamente tratando de hacer La Isla del Dr. Moreau, y terminó alejado de la dirección de largometrajes durante años. Ahora viene la parte decepcionante: un director de culto, Lovecraft, y un Nicolas Cage desatado parecen prometerlo todo, pero la película realmente no está a la altura.

Leer más

Dark Waters

Hay directores que toman riesgos cambiando universos personales y tono, que prueban cosas nuevas, pero lo de Haynes es otra cosa: el hombre renuncia a su mundo por nada, por una película que se agota toda en el cuento a lo David y Goliat. Dark Waters está diseñada para producir unos efectos muy precisos: indignación, toma de conciencia, compromiso. Un par de Oscars, tal vez (no se dio). Pero de pasarla bien nada. Un cine que queda bien hacer y ver. Si algo tuvo la filmografía un poco despareja de Todd Haynes fue, justamente, la generosidad con la que se invitaba al espectador a disfrutar de las historias siempre excesivas, con un tratamiento exagerado de los estereotipos, que exhibían gustosas superficies coloridas y apropiaciones del melodrama. Dark Waters, en cambio, no sabe lo que es jugar.

Leer más
Loading
WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

¡No te pierdas de nada!

Unite a la comunidad de Perro Blanco y recibí todas las novedades en tu correo.

¡Ya estás registrado! Chequea tu correo.